sábado, 26 de mayo de 2012

La avispa con peluca.

Fragmento eliminado "A. ATRAVEZ DEL ESPEJO"


LA AVISPA CON PELUCA


Por
Lewis Carrol.


(...Unos cuantos pasos la llevaron al borde del arroyo...)...y estaba a punto de cruzarlo cuando oyó un profundo suspiro que parecía provenir del bosque situado a sus espaldas.
"Por allí anda alguien que se siente muy desdichado", pensó volviéndose con ansiedad para ver de qué se trataba.
Algo, que parecía un anciano (aunque su rostro tal vez era el de una avispa), estaba
sentado en el suelo contra un árbol.........continúa
y temblaba hecho un ovillo, como si tuviera mucho frío.

"No creo que to pueda hacer nada por él", fue el primer pensamiento de Alicia. Y otra vez se disponía a saltar el arroyo..."Pero podría preguntarle qué le sucede", añadió para sí, deteniéndose en seco a la orilla del agua. "Una vez que salte cambiará todo, y entonces no podré ayudarlo".
Y aunque sin muchas ganas, ya que se moría por ser reina, regresó entonces al sitio en que se hallaba la Avispa macho.
"¡Ya no puedo con mis huesos, con mis viejos huesos!", refunfuñaba éste cuando Alicia llegó a su lado.
"Ha de estar reumático", pensó Alicia; e inclinándose hacia él dijo con dulzura:"¿Le duele mucho?"...¡Ojalá que no!"
La Avispa se encogió de hombros y volvió hacia otro lado la cabeza. "Pobre querido mío!", se decía a sí mismo.
"¿Puedo hacer algo por usted?", siguió Alicia. "Ha de tener más bien frío en este sitio..."
"¡Qué manera de insistir!", dijo la Avispa en tono quejumbroso. "¡Dale y dale!"
Alicia se sintió un poco ofendida con la respuesta, y estuvo a punto de dar media vuelta y abandonarlo. Pero reflexionó: "Es posible que su aspereza se deba sólo a sus dolores". E hizo un nuevo intento: "¿Quiere que lo ayude a pasarse del otro lado? Allí quedará usted al abrigo del viento frío".
La Avispa le dió el brazo y Alicia le prestó ayuda. Pero en cuanto dieron la vuelta al árbol y volvió a instalarse, sólo dijo como antes:"¡Dale y dale! ¿No puedes dejar en paz a nadie?
"¿Le gustaría que le leyera un poquito de esto?", preguntó Alicia. Y recogió un periódico que había estado hasta entonces tirado a sus pies.
"Léelo si tienes ganas", dijo la Avispa con cierto mal humor."Que yo sepa, nadie te lo impide".
Alicia se sentó a su lado, y con el periódico abierto en las rodillas comenzó a leer: "Ultimas noticias. El grupo de exploradores volvió a recorrer la despensa y encontró otros cinco terrones de azucar blanda, grandes y en buenas condiciones. de regreso..."
"¿Y no había azucar morena?", interrumpió la Avispa.
Alicia dio una rápida lectura al resto de la columna y dijo:"No. De Morena no dicen nada".
"¡Nada de azucar morena!, protestó la Avispa. "¡Valiente Grupo de Exploradores!"
"De regreso", siguió leyendo Alicia, "encontraron un lago de melaza. Las riberas del lago eran azules y blancas como porcelana. Mientras probaban la melaza, tuvieron un triste accidente: dos de los miembros del Grupo se encenegaron..."
"¿Se qué...?, preguntó la Avispa en tono muy áspero.
"En-ce-ne-ga-ron", repitió Alicia separando cada sílaba.
"¡No existe tal palabra en la lengua!", dijo la Avispa.
"Sin embargo está en el periódico", respondió Alicia con cierta timidez.
"¡Ya no sigamos!" dijo la Avispa volviendo hacia otro lado la cabeza.
Alicia dejó el periódico en el suelo.
"Creo que no se siente usted muy bien", dijo en tono conciliador, "Puedo hacer algo por usted?"
"Todo se debe a la peluca", aclaró la Avispa con tono mucho más suave.
"¿A la peluca?", repitió Alicia, feliz de ver que se calmaba.
"Tú tampoco las tendrías todas contigo si usaras una peluca como la mía", siguió la Avispa. "¡Las bromas que le hacen a uno! ¡Como lo fastidian! ¡Claro que me exaspero! Y entonces me dá frío. Y me instalo bajo un árbol. y me pongo un pañuelo amarillo. Y me vendo con él la cara, como ahora".
Alicia lo miró con lástima. "Vendarse la cara es bueno para el dolor de muelas", dijo.
"Y es muy bueno para la presunción", añadió la Avispa.
Alicia no llegó a oír bien la última palabra.
"¿Es una especie de dolor de muelas?" preguntó.
La Avispa reflexionó un instante:"Pues no", respondió. "Es cuando yergues la cabeza así...sin doblar el cuello".
"¡Ah!, lo que usted quiere decir es tortícolis", dijo Alicia.
"¡Esa palabra la acaban de inventar! En mis tiempos se decía
‘presunción’".
"La presunción no es una enfermedad", observó Alicia.
"Es como si lo fuera"; dijo la Avispa.
"Espérate a tenerla y la verás. Y si te da, prueba a envolverte la cara con un pañuelo amarillo. ¡Sanarás en un abrir y cerrar de ojos!"
Mientras hablaba se desamarró el pañuelo, Alicia, con gran sorpresa, descubrió entonces la peluca. Era, como el pañuelo, de un amarillo vivo. Estaba toda enredada y escurría como un manojo de algas marinas. "Si tuviera usted un peine", dijo, "su peluca se vería más limpia y brillante: como la miel..."
"¿Comes la miel?...Entonces eres una Abeja, dijo la Avispa observándola con más interés. "¿Y comes mucha miel?"
"No quise decir eso" se apresuró a explicar Alicia, "sino que su peluca se vería como la miel, de lisa y brillante, si le pasara usted un peine...Está muy enredada, ¿sabe?"
"Voy a contarte por qué tuve que usarla", dijo la Avispa. "Has de saber que, cuando yo era joven, mis rizos flotantes, ondulantes..."
Alicia tuvo entonces una curiosa ocurrencia. Casi todos los personajes con quienes se había encontrado le recitaban algún poema. ¡Pondría a prueba a la Avispa!:"¿No le importaría contármelo en verso?", preguntó con toda delicadeza.
"No es lo que acostumbro", dijo la Avispa. "Pero voy a intentarlo. Dame unos minutos." Guardó silencio un momento y dijo por fín:


"De joven, yo lucía en la cabeza rizos
flotantes, ondulantes...¡Eran de
maravilla!
Pero ellos me dijeron: ‘Hará bien en
raparte
y usar una peluca, digamos amarilla.’

Cuando al pie de la letra seguí yo su
consejo,
y una vez que estudiaron ellos el
resultado,
dijeron:‘¡Qué desgracia! No se ve tan
bien
como de buena fe lo habíamos pensado!’

Viejo y canoso ahora, cuando ya sin
remedio
calvo me está dejando del pelo la caída,
me quitan la peluca y me dicen burlones:
‘¿Cómo puedes usar semejante
inmundicia?’

Y eso no es todo. Gritan, en cuanto me
aparezco:
‘¡Eres un cerdo!’, y dejan oir una
rechifla.

¿Y por qué crees, querida, que lo hacen?
¡Tan sólo
porque yo llevo puesta la peluca
amarilla."

"Oh, cómo lo siento!", dijo Alicia con toda sinceridad. "Pero creo que, si su peluca le ajustara mejor, no se burlarían de usted." 
"La tuya te ajusta perfectamente", murmuró la Avispa contemplándola con admiración. 
"Se debe, por lo visto, a la forma de tu cabeza. En cambio tus mandíbulas no están 
muy bien formadas...apostaría a que no muerdes bien."

Alicia estuvo a punto de proferir una risita, que disimuló lo mejor que pudo tosiendo. Y en cuanto logró recuperar la seriedad, dijo:"Puedo morder todo lo que quiero"
"No con una boca tan pequeña", insistió la Avispa. "Vamos a ver: si lucharas con alguien, ¿podrías atraparlo de una mordida en la nuca?"
"Me temo que no", dijo Alicia.
"Pues eso se debe a que tus mandíbulas son muy chicas", siguió diciendo la Avispa. "Pero en cambio tu cráneo es bonito y redondo." Y mientras esto decía, se quitó la peluca y tendió una pata hacia Alicia como si deseara repetir la operación en ella. Pero Alicia se mantuvo fuera de su alcance y no se dio por aludida. De modo que la Avispa siguió con sus críticas.
"En cuanto a tus ojos... están colocados demasiado de frente, no hay duda.
Da lo mismo tener uno que dos cuando es inevitable tenerlos tan juntos..."
Tantas alusiones personales no fueron del agrado de Alicia, y como la Avispa había recobrado el ánimo y se mostraba tan elocuente, pensó que aquél era un buen momento para despedirse. "Creo que ya es hora de que me vaya", dijo.
"¡Adios!"
"¡Adios y gracias!", contestó la Avispa. Y Alicia se alejó encantada de haber dedicado unos minutos a reconfortar a aquella pobre y vieja criatura.


Digitalizado por Jesús Ademir Morales Rojas, tomado de Revista de revistas,publicación de Excelsior, No 4469 de Octubre de 1998, México, D.f.
páginas 44-45.

2 comentarios:

jacobo dijo...

Simplemente me ha encantado ;)

ESPACIO LABORAL BOLSA DE TRABAJO Y COMUNIDAD WEB dijo...

Me gusto mucho su blog, gracias por el esfuerzo, continúen asi
Bolsa de trabajo y blog, de la comunidad ESPACIO LABORAL, Somos una agrupacion civil con el proposito de ayudar a la comunidad a mejorar su calidad de vida mediante las herramientas para encontrar el trabajo ideal segun su perfil laboral.
http://espaciolaboral.net
http://espaciolaboral.org

Publicar un comentario